Saltar al contenido

¿Cuántos tipos de grasas hay en el cuerpo humano?

como quitar la grasa abdominal

Las diferentes grasas que acumulamos en nuestro cuerpo tienen funciones diferentes. La grasa se utiliza como “almacén de energía” para que el cuerpo pueda tener una reserva a mano en caso de que la tenga que utilizar.

También sirven para proteger y sustentar los órganos internos de nuestro cuerpo. Estas grasas tienen un impacto fundamental ya que están involucradas en la producción de algunas hormonas esenciales.

Incluso las células están rodeadas por una capa protectora de grasa que les otorga una defensa frente agentes externos nocivos.

Pero, ¿para qué sirve cada tipo de grasa?

Los diferentes tipos de grasas que podemos almacenar en el cuerpo

Cada tipo de grasa distinta tiene su función diferente, y todos necesitamos la grasa en su adecuado porcentaje. Pero, ¿Qué ocurre cuando existe un exceso de grasa en nuestro organismo?

Grasa visceral o abdominal

Se encuentra en el interior del abdomen rodeando a los órganos. En cierto porcentaje es necesaria para nuestro bienestar, pero el exceso de esta puede provocarnos serios problemas de salud como los problemas cardiovasculares o la diabetes.

El exceso es fácil de reconocer porque abulta mucho el vientre (es más común en hombres que en mujeres). En los hombres un vientre muy abultado y duro es indicativo de una alta grasa visceral. Este tipo de grasa es la más peligrosa y la más difícil de eliminar.

Grasa estética o subcutánea

Esta grasa se almacena por debajo de la piel y no en los órganos. Este tipo de grasa es más fácil de eliminar y no tan peligrosa. Dependiendo de la genética de la persona, esta grasa tenderá a acumularse en unas zonas que en otras.

Grasa intermuscular

Esta grasa se almacena entre las fibras musculares y en cantidades muy pequeñas.

La función de estas grasas

La grasa visceral es la encargada de proteger y sustentar los órganos importantes. Un exceso de ésta podría provocar desplazamiento de estos provocando su mal funcionamiento.

La grasa subcutánea protege la piel dándole consistencia y le ayuda a mantener la temperatura. También sirve para amortiguar los nervios y los vasos sanguíneos.

La grasa intermuscular es necesaria para el correcto funcionamiento de los músculos.

Los 6 tipos de perfiles de obesidad por culpa de la de grasa corporal

grasa concentrada

Para poder entenderlo mejor debemos de generalizar. Los dos tipos principales son los denominados sobrepeso de pera o de manzana.

El sobrepeso de tipo pera es cuando la grasa se acumula por debajo de la cintura. Este tipo es el menos peligroso, aunque, existen riesgos de sufrir problemas de circulación.

El tipo manzana, es cuando la grasa se acumula por encima de la cintura, siendo este tipo el más peligroso ya que la grasa de los órganos internos suele aumentar. Este sobrepeso está relacionado directamente con problemas serios como la diabetes, el colesterol, la tensión alta, los infartos, etc.

Dentro de estas dos morfologías encontramos 6 variaciones diferentes en las personas, que son:

Obesidad alimentaria

La grasa de este tipo está localizada en la parte superior del cuerpo. Se concentra mayormente en la cara, el cuello y la espalda. Aparte de aparecer por la genética independiente, también son culpables de ellas, los malos hábitos, el alcohol y la mala alimentación.

Obesidad abdominal

Esta obesidad está concentrada en la capas inferiores de la piel de la zona del abdomen, formando una especie de cinturón o flotadores (sin llegar a elevar la grasa visceral). A parte de tener unos malos hábitos, esta grasa se genera por los nervios, el estrés o la depresión, que generan ansiedad provocando conductas alimentarias incorrectas.

Obesidad glútea

Este tipo es muy común en las mujeres, se suele localizar en la zona de los muslos, los glúteos y las caderas, dando forma a las famosas cartucheras.

La pérdida de masa muscular, los desajustes hormonales y sobre todo la mala alimentación provocan este tipo de obesidad.

Obesidad metabólica aterógena

Esta concentración está generada por la genética y por culpa de unos malos hábitos alimenticios. El vientre se hincha desde la parte inferior del pecho hasta casi por debajo de la cintura.

En estos casos la grasa que rodea los órganos está muy alta y el vientre se endurece. Aparece una gran dificultad de respirar y se tiene un mayor riesgo de sufrir un problema de salud serio.

Obesidad circulatoria venosa

Un indicativo diferencial de este tipo de grasa son los tobillos hinchados. Se localiza en todas las extremidades, pero en mayor medida en las piernas. Con el tiempo comienza a relucir la celulitis y los problemas circulatorios.

Obesidad por sedentarismo

La grasa se acumula en todo el cuerpo, la masa muscular comienza a reducirse y con ella nuestro bienestar. Con el paso del tiempo, cuesta más perder la grasa y aumentar el tejido muscular.

¿Cómo eliminar la grasa de nuestro cuerpo según su localización?

quemar grasa en casa

Esta pregunta es muy fácil de responder, todos los tipos de sobrepeso que existen se corrigen a través de unos buenos hábitos alimenticios, una correcta elección de los alimentos y una nutrición óptima.

La grasa tiende a acumularse por dos razones sencillas. La primera es por el consumo excesivo de energía, quiero decir, comer más calorías de las que se gastan.

El cuerpo no desecha el exceso de energía, lo almacena. Consumir más calorías de las que se gastan diariamente va a provocar un exceso de energía, por lo tanto, tu cuerpo metaboliza esa energía (azúcar en sangre) en forma de grasa.

También puede ocurrir que los malos hábitos y comer mal pueda producir exceso de grasa (no exceso de energía). ¿Conoces a personas que solo hacen una o dos comidas al día y tienen sobrepeso?

Este hábito provoca que tu cuerpo comience a valorar mucho la grasa y poco la masa muscular. Como comentábamos en otras ocasiones, la bajada de masa muscular provoca un descenso del metabolismo, haciendo que tu cuerpo gaste menos calorías, y por ende que se acumule más grasa comiendo lo mismo.

Si tienes cualquier duda puedes escribirnos rellenando el formulario de contacto o pulsando el botón de wasap. Te podemos ayudar a conseguir tu resultado deseado, mira estos 👉 testimonios.

¿Puedo eliminar la grasa localizada de una parte de mi cuerpo?

Igualmente este concepto es un mito, no se puede eliminar la grasa localizada. Por ejemplo, una persona que tiene alta concentración de grasa en el abdomen no la va a eliminar por hacer muchos abdominales.

Primero, esa grasa se va a consumir cuando tengamos unos buenos hábitos alimenticios y comamos menos calorías de las que gastamos. Sé que me repito más que el ajo con lo de los hábitos y lo de comer menos calorías, pero no llegamos a ser plenamente consciente de la verdad y de lo que funciona.

Segundo, si podemos sumar algo de actividad física estaría genial. El ejercicio reactiva la masa muscular, mejorando nuestro bienestar, los huesos y nuestra energía. Un metabolismo más activo consume más grasas estando en reposo.

Entonces, se comienza a consumir las grasas de todo el cuerpo. Lo que ocurre en la mayoría de casos, es que se nota más en donde más concentración de grasa hay, excepto la visceral que cuesta más.

¿Las grasas saturadas de los alimentos a que zona del cuerpo van?

Cierto consumo de grasas saturadas es necesario para nuestro organismo, ya que gracias a ellas generamos ciertas hormonas. El consumo de grasas saturadas incrementa los niveles de colesterol malo, aumentando el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares como la ateroesclerosis, los accidentes cerebrovasculares o los ataques cardíacos.

Saber más sobre los 👉 productos Herbalife

Configuración
Enviar WhatsApp
Síguenos en Instagram para poder compartir contigo un estilo de vida activo y saludable.
Síguenos en Instagram